03 julio 2009

Clases de Golf con humor (capítulo II)


Golf M


Cuando juego muy a menudo al golf, mis manos se llenan de callos, durezas y me duelen. Como todos los malos jugadores, busco soluciones comprando los mejores productos, en este caso: el guante de mi mano izquierda, pierdo tiempo y dinero en seleccionar los más suaves, transpirables, de piel, sin costuras, etc.
Desperté de mi error en el último torneo, mi contrincante no llevaba guante, y además le pegaba muy bien a la bola.
Rápidamente, me interese por sus manos y para mi asombro no tenía ningún problema.
La explicación es muy sencilla, agarrar el palo con mucha suavidad.

Se suele decir que lo sujetes como si fuese un pajarito, no lo puedes matar, pero tampoco dejar marchar.

Mi recomendación de hoy es la tienda on-line Alvarez , si lo que te gusta es tocar el producto antes de comprar y vives en Madrid, la encontraras en Capitán Haya, 60.

No hay comentarios :

Publicar un comentario