26 marzo 2010

Clases de Golf con humor (capítulo XXI)



Se acercan días de vacaciones y por supuesto con el golf muy presente. En el campo donde juego, las casas rodean los hoyos y el peligro del vídeo es real.

Recuerdo, en unas vacaciones que visitamos una de las casas con vistas al campo de golf. Un jugador se disponía a ejecutar su swing, en ese momento estaba a 150 o 200 metros, y bastante a nuestra izquierda. Casi como una premonición, les indiqué a mis amigos que las bolas las carga el diablo.

El golfista, dio su golpe y uno de mis amigos, gritó: ¡Que viene la bola! y todos agachamos la cabeza por instinto. Tuve un pensamiento breve, mi amigo se ha hecho el graciosillo y nos ha gastado una broma. Al momento, el impacto en la pared, encima de nuestras cabezas, me otorgó el título de adivina.

Moraleja, si no manejas los hierros largos, no los uses en Islantilla.

No hay comentarios :

Publicar un comentario