24 enero 2012

"La casa de Riverton" de Kate Morton.

La casa de Riverton

Verano de 1924. Durante una rutilante fiesta de la alta sociedad en Riverton Manor, un joven y prometedor poeta se quita la vida.
Invierno de 1999. Grace Bradley, una anciana de noventa y ocho años que otrora fuera doncella en la mansión de Riverton, recibe la visita de una joven directora de cine que está rodando una película sobre aquel suicidio. Esa visita convoca los recuerdos que durante décadas Grace había relegado a lo más profundo de su mente, incapaz de enfrentarse a ellos.
(Resumen de Lecturalia).

Después del buen sabor de boca que me dejó El jardín Olvidado, tenía que leer el otro libro publicado de Kate Norton.

Las dos novelas tienen el mismo estilo, transcurren en varias épocas que se alternan en la narración para explicar un misterio de familia. Los protagonistas son mujeres que sufren el ambiente opresivo y estricto del principio de siglo XX en las grandes fortunas tradicionales inglesas.

Lo que más me ha gustado ha sido como describe la llegada de una joven pobre, a la mansión para trabajar como doncella y la convivencia con los otros criados, las costumbres que acentuaban la diferencia entre las dos clases sociales, la nobleza y la servidumbre.

Me recuerda, en esos primeros capítulos, a la gran serie de televisión, Arriba y Abajo, los más jóvenes con el cierre de Megaupload no la llegarán a conocer, a no ser que algún director de una cadena de televisión tenga la gracia de rescatarla del olvido.

Sigue siendo entretenida, pero las historias paralelas, como la de la vida de Grace después de Riverton, les falta desarrollarla y cuando lo hace, es todo un desatino, ya que parece un folletín resuelto en dos líneas.

Las pasiones tampoco son su fuerte. Como lectora no me creo el amor entre Hannah y el poeta, ni tampoco que su hermana le tenga tanta envidia como aparece al final.

Quizás Kate Norton, tenga que seguir creciendo como escritora, desde luego que lo hace muy bien pero todavía hay muchos flecos en sus historias, esperaremos a su tercer libro, Las horas distantes, para decidir si merece la pena seguir su carrera en adelante.

No hay comentarios :

Publicar un comentario