11 abril 2012

Entrevista a Pablo Ruiz, a camino entre Sorolla y Harvey Penick.


"Cuando me preguntan, ¿Quién te ha enseñado a jugar al golf?, respondo Pablo, el gentleman andaluz, que sin él, quizás hubiese abandonado".

Empecé en el 2002, con clases de grupo durante 2 años. Continué con clases particulares con 2 o 3 amigos de una forma intermitente y llegó el verano del 2009. De repente, no sabía que me estaba pasando, la bola no se levantaba, las manos las tenía destrozadas y mi cuerpo lleno de contracturas, sacaba mis apuntes y no me servían para corregirme. Hasta contraté una clase particular que tampoco me solucionó el gran problema.

Tuve la suerte que en ese momento pasaba por allí un amateur, senior, con handicap alto, que le encanta compartir sus conocimientos y dedicarte todo el tiempo que necesites.

Hoy con esta pequeña entrevista, quiero dar las gracias a  Pablo, que más allá de revelarme el swing, me ha enseñado el método para aprender este deporte.

M.C. - ¿Cuantos años llevas jugando al golf? ¿Qué recuerdas de tus inicios?.
Pablo - Llevo 20 años jugando, recibí 5 0 6 clases y después me formé leyendo libros y revistas de golf.
Había visto jugar al golf y ya sabía lo que era competir y practicar un deporte, ya que vengo del  tenis.
Durante un año no toque el Drive y después salía con el Hierro 1.

M.C. - ¿Has asistido algún torneo de profesionales?    
Pablo - A varios campeonatos del mundo y a las Volvo Master,  pero el mejor recuerdo que tengo es la Ryder del 97 en Valderrama.  Allí descubrí, para mi el mejor swing del golf, a cargo de Fred Couples y la potencia de Tiger Woods.

M.C. - ¿Nos puedes contar alguna anécdota?
Pablo - Es impresionante estar en el campo de prácticas con Tiger y 300 personas mirando detrás. Los jugadores llegaban muy lejos, a los píes de los alcornoques y  las  bolas de T.W. pasaban por encima de la copa de los mismos árboles.

M.C.- ¿Que es lo que más te gusta, enseñar, aprender o ver golf?
Pablo - Esta clara la respuesta, ver  para aprender y  terminar enseñando.

M.C. - Resume brevemente cómo formarías a un futuro golfista.
Pablo - Primero le enseñaría el putt, después a manejarse en el juego corto y por último el swing completo.

M.C. - ¿Y la primera clase cómo la iniciarías?
Pablo - Con los fundamentos del swing: Alineación, Postura y Grip.

M.C. - ¿El consejo que le darías a un jugador en un torneo?
Pablo - Concentrarse en cada golpe, olvidarse del golpe anterior. Aislarse de todo. El golf se juega golpe a golpe. Para lograrlo es muy importante, construirse una rutina previa a cada golpe.

M.C.- ¿Si tuvieses otra oportunidad a que te habrías dedicado?
Pablo - Pintar es mi pasión y estudiar a los clásicos desde el punto de vista académico en Bellas Artes.


Retrato que me hizo Pablo donde muestra del gran pintor realista que es.

M.C.-  ¿Una crítica al mundo del golf?.
Pablo - Me gusta tanto que no encuentro nada mal. Por decir algo, que la formación fuese un poco mejor.

M.C.- ¿Algún recuerdo imborrable de los torneos que has jugado?
Pablo- El Eagle que realicé en un par 5 en el campo de Bellavista. Con ese maravilloso golpe a 90 metros gané el torneo de Mahou. No tengo entre mis logros el haber hecho un hoyo en uno,  pero en dos ocasiones he embocado directamente de vuelo.


Pablo con Javier en una primera clase de grip.

No hay comentarios :

Publicar un comentario