14 junio 2012

5 razones para jugar al golf y disfrutar.


1. Es un deporte difícil y como tal, te exige aprender continuamente. 

Desde el primer día con la forma en que se agarra un palo de golf  ya empiezas con la técnica  y nunca la dejas, a no ser que no quieras mejorar.

 El trabajo en el campo de prácticas, en casa haciendo ejercicios enfocados a mejorar el swing, viendo golf, examinando las partidas anteriores, charlando con golfistas, recibiendo y dando clases, leyendo libros, revistas, blogs, etc. En definitiva, todo lo que tengas a mano y te ayude en la inmersión del golf,  poco a poco, se va a  materializar en una mejora del juego.


2. Ayuda a conocerte y como te comportas ante las adversidades.

Existen reglas de etiqueta que te marcan un buen comportamiento cuando juegas (desde ir bien vestido hasta dejar el campo impoluto como te lo encuentras). Cuando realizas un deporte, en algunos momentos, vives las mismas emociones que en otros momentos de tu vida.

Crees que vas bien preparado para afrontar un torneo, y sin embargo, empiezas fallando todos los golpes o lo que es lo mismo, te presentas a un examen y las primeras preguntas, no eres capaz de resolverlas, ¿como te comportas? ¿Abandonas o sigues intentando sacar adelante el aprobado?.

Si quiere conocerte extrapola a situaciones diarias lo que te pasa en el campo de golf. Si ya te conoces, mejora en el campo de golf (con un juego) y quizás la próxima vez, cuando tengas tensión en otras circunstancias reacciones de una forma más correcta.


3.  Si no tienes el día bueno de golf, siempre te queda la belleza del campo de golf.

Quizás a muchos golfistas, esto no les sirve, juegan a diario y es su oficina a la que están acostumbrados a mirar.  Nunca se nos olvide que somos unos afortunados por realizar un deporte en la naturaleza y de la que puedes disfrutar durante todo el año.


4.  Se incrementa tu salud física y mental.

Después de 5 horas y unos 10 kilómetros andando a paso ligero, girar, agacharte y lanzar el  palo de golf , has hecho un gran ejercicio (para los escépticos, probadlo antes de opinar). Ya se sabe que se segregan endorfinas que te vuelven adicto y que te proporcionan bienestar.

El golf necesita máxima concentración para jugar bien. Cuando te concentras a tope en una actividad, olvidas el resto de las preocupaciones, muy saludable mentalmente para quitarse malas obsesiones.

Os aseguro que muchos días tras una partida de golf, tendréis la sensación de haber tenido unas cortas vacaciones.


5.  Haces amigos golfistas que comparten la misma pasión.

Encuentros como el twittour o individuales (mención especial para Pablo), van aumentando tu cuenta de amigos y te van llenando de satisfacción. Sin olvidarnos que tienes la oportunidad de incorporar amigos de todas las edades, ya que es de los poquitos deportes que te permiten competir con todo tipo de jugadores al disponer de un hándicap.

¿Cuáles son vuestras razones para jugar al golf y disfrutar?          

1 comentario :

  1. Llevo 5 años jugando al golf y reconozco que la dificultad de este deporte crea adicción y engancha a superar todas las dificultades que el propio campo te va poniendo.

    También es la mejor terapia de desconexión con el duro día a día. Es como una válvula de escape.

    Y por último es un deporte muy sociable, en el
    que te permite conocer y compartir muchas horas con gente con pasiones comunes.

    Saludos.

    ResponderEliminar