22 octubre 2012

Gran premio Comunidad de Madrid senior femenino.



Me gustan los torneos que se juegan medal (se cuentan todos los golpes). En junio de este año, quedé la quinta en el campeonato de España femenino en tercera categoría en Talayuela. Es todo un reto para aprender a mantener la concentración durante 5 horas y no pasarte de rosca en ningún hoyo.

El torneo se jugaba medal a dos días, por categorías (3), con premios para campeona y subcampeona, en el campo que tan buenos recuerdos me trae, El Encín con El twittour.


El primer día con Aurora y María, disfruté del campo, ya que, la lluvia cesó al empezar la partida.

Los errores en esta jornada, estuvierón marcados por las salidas del bunker (por algo lo tengo como objetivo este año) y los aciertos, en el putt y en el juego largo.

Lo peor que hize fue dar 7 golpes en un par 4 cuando estaba de 2 al borde del green (de ahí que haga mucho hincapié que estos torneos se ganan si mantienes bien la concentración).

Terminé con 89 golpes y la cuarta clasificada de todas las participantes.



El domingo, la lluvia no nos abandonó durante toda la jornada. Nunca había jugado con un campo tan empapado. Muy difícil el juego corto. Los primeros 9 hoyos, los solventé correctamente (43 golpes).

A partir del hoyo 10, los putt cortos no los embocaba y los dobles bogies se empezaban a acumular. Sentía que mis opciones se iban al traste.

Mi compañera, María (subcampeona de segunda categoría), estaba jugando mejor que yo, y sabía que cualquiera de las dos podía ganar. Pero lo que es el golf, en el 17, perdió un pelin de concentración y en un par 4 dió 8 golpes (4 putts).

En el hoyo 18 (par 5), necesitaba estar muy atenta y no meter la pata. Sabía que estábamos muy iguales y la partida se termina con el último golpe.

Terminé con un par y 90 golpes, con  cuatro golpes de diferencia a la subcampeona y excelente persona, María Dolores.


He coincidido en el torneo con Esperanza Aguirre, que quedó subcampeona de primera categoría (con vueltas de 88 y 78 golpes).

De ella, me quedo con lo que me enseñó (sin ser ella consciente) en el putting green.

Antes de jugar para embocar todos los putts cortos practicó de la siguiente forma, puso dos tees donde solo cabía la bola, se situó a 1 metro o metro y medio, tiraba firme sin tocar los tees y sin pasarse más de unos centímetros.


Aquí os dejo la noticia publicada en la Federación de Madrid.

4 comentarios :

  1. !!ENHORABUENA¡¡, te veo en el campeonato de Grand Slam.

    ResponderEliminar
  2. OLE, OLE, OLE!!!
    Me encanta saber que todo esfuerzo tiene su recompensa.

    Enhorabuena M.Carmen

    ResponderEliminar