29 enero 2013

Golf y Psicología.



Estoy totalmente de acuerdo con Rocío Pomares dando la máxima importancia al factor psicológico si quieres conseguir jugar bien al golf.

He revisado los programas que ha realizado en Andalucia GolfTV y he destacado algunos, añadiendo aportaciones mías interpretando algunas líneas del libro, El Golf no es el juego de la Perfección.

Creencias, objetivos y clave atencional.

Se ambicioso cuando pienses en ti hasta donde quieres llegar como golfista porque estás dando el primer paso para conseguirlo.

Se da por sentado que en las partidas de golf van a aparecer fallos; De ahí viene el Hándicap de juego.  Luego los errores se deben de asumir, incluso esperar, sin dejar de tenerlos miedo ni que te influyan en el desarrollo de la partida o de tu estado de ánimo.

Conexión entre el cuerpo y la mente. Swing de taichí.

Todo golpe tiene que tener un objetivo. No vale visualizar tu golpe a un área o hacia una dirección. Es más eficaz buscar un punto concreto donde quieres que aterrice tu bola. Los buenos jugadores van más allá, se imaginan perfectamente la trayectoria y el comportamiento de la bola después del bote.

Un ejercicio para conocer mejor el concepto de swing es hacerlo a cámara lenta, por lo menos en 2 minutos.

Nivel de activación.

Si estamos demasiado nerviosos, bien en los primeros hoyos o a nivel de green, debemos utilizar técnicas de relajación.

De la más común para bajar o subir el nivel de activación es con la respiración. Para bajar debemos buscarnos las pulsaciones, inspiramos durante 4 pulsaciones, retenemos 1 pulsación y expulsamos en 8 . El aire se suelta muy lentamente.

Sí además probamos esta técnica en situaciones donde estamos relajados, por ejemplo antes de ir a dormir, como el cerebro funciona por asociaciones, nos va a resultar bastante eficaz cuando tengamos que patear para ganar o con ese primer drive rodeados de público.

Para mejorar atención y concentración.

Fraccionar los 18 hoyos en 6 partes. Objetivos en vueltas de 3 hoyos, y poner objetivos en cada una de las partes. Por ejemplo, los tres primeros hoyos, hacer la respiración de relajación, en otra mini vuelta podemos visualizar la trayectoria, etc. Importante es que sean relevantes para el juego y cuantificables.

Entrenar el Putt.

El día del torneo deberíamos centrarnos en sensaciones y dejar la técnica para el campo de prácticas. Calentar con putts cortos, de menos de medio metro y escuchar el sonido de la bola cayendo una y otra vez al hoyo. La clave esta en salir al campo con la confianza de que entran todas.

Y acabando con los principios de Rotella (autor del libro mencionado al principio), "Cultivar las tres D: deseo, determinación y disciplina; las tres P: persistencia, paciencia y práctica; y las tres C: confianza, concentración y compostura".

No hay comentarios :

Publicar un comentario