31 julio 2013

Torneo celebrado en Islantilla (20-Julio).

4 comentarios

De vuelta de las vacaciones, he quedado muy satisfecha con los propósitos marcados y contenta con haber alcanzado mi máximo nivel de golf hasta la fecha, en el campo que recibí mis primeras lecciones de golf.


No cabe duda de que parte del éxito o del fracaso en un torneo, depende de lo cómoda que estés con tus compañeros de partida, y en esta ocasión, los tuve de lujo.

Me lo pase en grande y disfrute con el excelente juego que desplegó Francisco (a la izquierda), ganador con 40 puntos stableford, le pegaba largo y preciso. Con Guillermo (segundo puesto y en la foto a continuación de Francisco) sentí verdadera empatía, aportará su conocimiento a este blog cuando cuente parte de lo que aprendí de él, le encantaría ser monitor y desde luego que tiene grandes cualidades para lograrlo.


Francisco y Guillermo con sus trofeos.

Cómo me hubiese gustado que Neno (mi profesor que ya no ejerce en Islantilla) me hubiese preguntado como tantas veces, sí había cumplido el HC, para responderle que por primera vez lo había conseguido, con 14 golpes más al campo y 35 puntos stableford.

8 pares y sólo a mejorar los fallos por exceso de confianza. Uno de los fallos en un par 3 fácil (donde muchas veces tengo posibilidad de birdie) y el último cuando te quedan dos hoyos y ves que llevas 32 puntos, empiezas a calcular y ves que puedes cumplir, en vez de estar en el presente.



Quedé la sexta y en el sorteo me tocaron 5 green fees gratis que me supieron a premio por el hito logrado.

02 julio 2013

Cara y cruz en el fin de semana de golf. Campo corto del RACE.

1 comentarios

El sábado, en Somosaguas, batí de nuevo el record de mi Hándicap a 12.6 con 84 golpes (el menor número dado en torneo). El premio con el que aparezco en la foto, corresponde a un torneo del Corte Inglés que ya se jugó y entregaban junto a todos los de la primavera.


Tuve la gran suerte de jugar casi con dos profesionales a modo de partida proam, Javier Alcalá hizo el par del campo y lo que más me gusto de este chaval, es el control que tiene en todos los golpes. Sabe reventar la bola pero también sabe cuando tiene que arriesgar y cuando no.

Javier agrandó mi orgullo, al finalizar la partida, indicándome que no conocía a nadie que pegase tan recto el drive y la madera, como lo hago yo.


El sábado tocaba ranking del Pitch&Putt en el Race, donde ya disputé un torneo en el campo largo.

Los pares 3 son difíciles, la mayoría de los hoyos están protegidos por grandes árboles y las entradas son directas a green debido a los bunkers frontales que impiden bolas antes de bandera.

Toque los hierros con precisión y distancia, sobre todo en la primera vuelta con un cómputo de +4, y en la segunda, el swing se distorsionó un poco, al quedarme quieta en el desgiro, las bolas salían un poco a la derecha.

Los tres tiros que acabaron en bunker (dos +5 y un +6), me pasaron factura para el resultado final (+12). No fue miedo a sacarlas, ni cuestion de falta de técnica. Creo que simplemente es que tengo que automatizar más el golpe y pensar menos.

Mili, la ganadora me aconsejó que empezase a utilizar un wedge de 60º con un golpe completo y que me olvidase da abrir la cara del palo o recortar el golpe.

Mili y Matilde (excelentes personas y compañeras de partida)

Quedé la sexta. En una ocasión leí una recomendación: Para aprochar bien, "Hágase amiga de su wedge", pues bien extendiéndolo para sacar bien de bunker, "Hágase amigo de su Lobwedge".