22 agosto 2013

"El guardián entre el centeno" de J.D. Salinger.

0 comentarios

"Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde de un precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan a él. En cuanto empiezan a correr sin mirar adonde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Vigilarlos. Yo sería el guardián entre el centeno. Te parecerá una tontería, pero es lo único que de verdad me gustaría hacer. Sé que es una locura"

Holden Caulfield, adolescente americano de los años 50, mal estudiante y un poco perdido (quizás por la accidental muerte de un hermano), narra de forma autobiográfica y en tiempo real, los días que transcurren coincidiendo con una reincidente expulsión de un colegio y previo a unas vacaciones de Navidad.

Un clásico de la literatura americana y de obligada lectura en los institutos. No me extraña que le tengan año tras año que analizarlo en las clases, ya que posee muchos frentes para que las mentes adolescentes naveguen y se paren a pensar en cada línea.

Por un lado esta la crítica a la sociedad hipócrita, por otro la denuncia de los males que acechan a los jóvenes. El descubrir de la sexualidad, el primer desengaño amoroso, la amistad, el paso a la madurez, destacando la ternura (quizás para mi lo más bello del libro son las últimas páginas con su hermanita).

Si a todo lo extraíble le agregas el morbo de ser considerado el libro favorito de asesinos famosos y las canciones que ha inspirado considero que son suficientes razones para sentir curiosidad y leerlo.

La novela tiene mucho de autobiográfica e incluso como se narra en este artículo a la muerte del autor, vivió como le hubiese gustado vivir a su protagonista de ficción, Holden Caulfield, "me gustaría encontrar una cabaña en algún sitio y con el dinero que gane instalarme allí el resto de mi vida, lejos de cualquier conversación estúpida con la gente", y ¿A quién no?.

13 agosto 2013

Una noche con Gabino (diez años después).

0 comentarios
"Memoricé mis primeras críticas negativas y se las recitaba a la gente"

A Gabino Diego le vi por primera vez en una gran película "Las bicicletas son para el verano" (por cierto, su primera) y sin ser consciente, he seguido su trayectoria en los 30 años que lleva actuando.

En Agosto y en Madrid, una opción recomendable por el coste comparándolo con el cine es acudir al teatro y allí estuvimos, sin conocer previamente de que iba la obra.

Realmente, me pareció entrañable, un humor saludable, nada ácido, con cierta tendencia a la nostalgia a los actores y músicos que son y han sido parte de nuestras vidas.

Gabino, ni es tan feo ni es tan tonto "semitonto", sabe recitar y por supuesto cantar.

Lo único que tengo dudas es sí, la gente joven conoce a los actores y personajes que están retratados.

Gabino es el amigo cercano que sabe contar sus vivencias, pensamientos  y situaciones cotidianas, extrayendo el sentido del humor y las risas,  donde a veces se nos olvida buscarlo, en lo más sencillo.

02 agosto 2013

Los puntos del golf psicológicos por Guillermo Herrero.

0 comentarios

A Guillermo le conocí en el último torneo que jugué en Islantilla. Lleva muy pocos años jugando al golf y ya tiene hándicap 7.4.

Le gustaría llegar a ser profesor y en la partida que compartimos, además de ser un buen estratega (no buscando el tiro más largo y sí, mirando el hoyo en conjunto, dejándose el golpe más cómodo para entrar en green) demostró poseer un verdadero control mental.



En el vídeo nos marca los 5 puntos clave para jugar bien al golf.


  • 1. Disfrutar del entorno.
  • 2. Observar el campo y las situaciones.
  • 3. Objetivo donde quiero llegar.
  • 4. Sentir el swing.
  • 5. Dejar que ocurra (confianza en el golpe que ya esta más que estudiado con los puntos anteriores).

  • En el torneo empezó nervioso y como el mismo reconocía, le impone todavía mucho, tener que defender un Hc tan bajo.

    A pesar de que los primeros hoyos los pares no aparecían, mantenía una buena actitud y en todo momento estaba pendiente de los demás, creando un buen rollo con el resto de los competidores y como él dice, de esa forma "Todo el mundo gana con su golf".

    El mismo aplicó parte de entrenamiento mental cambiando el primer objetivo de ese día que era por supuesto ganar el torneo, por el de cumplir y sí eso no llegaba a ser posible, mejorar el resultado de los últimos 9 hoyos.

    El putt le empezó a funcionar y los birdies aparecieron y ya no los dejó escapar, animándose con una gran frase: "Después de un birdie, ¿Guillermo que viene? Otro birdie"

    Terminó con 4 golpes más al campo, un segundo puesto stableford y una admiradora.