09 octubre 2013

Jugar bajo presión. Fortalecer la mente imitando a Rafa Nadal.


Las fotos están publicadas por Antonio (@blogpocket) en Flickr.

Los que me conocéis, sabéis que creo que todo en esta vida se puede aprender, a base de tesón y trabajo.

Quizás, adiestrar a la mente para que no nos juegue malas pasadas en los momentos decisivos, es lo más difícil y de ello, doy fe. Cuando he ido presionada a un torneo, ya sea, porque espero mucho de mí o por que creo que se espera mucho de mí, es cuando peores resultados obtengo.


También es verdad que esto les pasa a los profesionales, por poner algún ejemplo, a Sergio García, que incluso ha declarado en algunas ocasiones, no ser capaz de ganar un grande y a excelentes tenistas que cuando llegan a las rondas finales se ponen muy nerviosos, tensan las músculos, las piernas les pesan y son incapaces de pensar.


Y diréis que con toda esta introducción, a dónde quiero llegar, pues nada más y nada menos que al modelo que me va a servir para entrenar mi cabeza, al número 1 actual de la ATP,  para mi  "la mejor cabeza deportiva del mundo": Rafael Nadal.


Antes de un torneo, Rafa se quita presión ante las insistentes preguntas de los periodistas diciéndole que es el favorito. Rafa siempre encuentra otro favorito, ya sea porque cree que otro jugador esta en buen momento o por que la pista no es su preferida. Sus respuestas siempre van en la misma línea, he trabajado duro y tengo buenas sensaciones, ya veremos.

Antes del partido, Rafa se activa, se mueve, se quita nervios. Sale saltando a la pista. En el golf, sería equivalente a practicar al menos una hora antes.

Ante cualquier rival, Rafa siempre cree que el otro, le puede ganar, ya sea un top-ten o el cien del mundo. Nadal se concentra punto a punto y va a por todas las bolas, no desperdicia nada.  En el golf, un torneo se puede ganar con un sólo golpe, así que no desperdiciemos ninguno (otra cosa es que no nos salga como queremos, pero consideraremos que todos son importantes).

Nadal aunque vaya perdiendo es un peleón, él nunca tira la toalla, sigue y sigue, consiguiendo dar la vuelta a los partidos cuando cualquier otro estaría en el vestuario con la cabeza agachada. Cuando a nosotros no nos vaya bien en una partida, recordemos la compostura de Rafa, levantemos el ánimo y peleemos.

Muchas veces hemos oído a Tomás Carbonell decir que Nadal es su propio ingeniero, eso significa que en todo momento está rectificando la máquina (los golpes). Nosotros tenemos que hacer lo mismo, sí algo no funciona como queremos, repasemos mentalmente la técnica, ensayemos apartados del grupo y depositemos nuestra confianza en lo aprendido.

Tampoco por ganar un torneo, Nadal piensa que tenga, ya, el siguiente en el bote. Ahí su tío Toni, le pone los píes en la tierra, vuelta al trabajo y se empieza de cero, con las mismas posibilidades de ganar o perder que el resto de los participantes (una buena forma de quitar presión para el siguiente).



Os dejo con el entrenador de la mejor cabeza deportiva, Toni Nadal.

No hay comentarios :

Publicar un comentario