06 febrero 2014

El pequeño libro del talento aplicado al golf (II).

Foto de hoy en Somosaguas.

Continuando con las propuestas añadimos las 10 siguientes y en cursiva expreso mis ideas para el golf.

1.  ¿Qué es lo que has alcanzado a duras penas o has estado a punto de alcanzar? Esto señala el límite de tu habilidad actual. No te conformes y apunta un poco más allá.  Sí te estas dejando las bolas con el aproach a un palo del hoyo, ¿por qué no intentar embocarlas?.

2.  La  práctica intensa no se mide en minutos ni en horas, sino en el número de intentos y repeticiones de alta calidad que realizamos; básicamente, en la cantidad de conexiones que formamos en nuestro cerebro.  Y en el libro aparece este ejemplo para el golf,  en lugar de planificar una hora dedicada a golpear bolas de golf, planifica realizar veinticinco swings de calidad con cada palo.

3. Divide cada movimiento en segmentos y fíjate sólo en uno hasta que logres lo que quieres, después en la continuación hasta completar toda la secuencia.

4.  Intenta conseguir cada día un "mínimo logro posible".  La idea es dedicar un tiempo concreto a abordar un objetivo pequeño y definido, y acto seguido esforzarse por completo en alcanzarlo.  (p.e. hoy, voy a lograr que la subida con la madera 3 sea la correcta).

5.  Mejor cinco minutos al día que una hora a la semana. Practica con los ojos cerrados. Para aprender un nuevo movimiento, exagéralo.

6.  No hagas ejercicios, en su lugar haz juegos breves, adictivos. El joven Rory McIlroy encestaba bolas de golf en la secadora de su casa. A mi personalmente, me gusta retar en el juego corto a distintos golfistas para motivarme y mantener más tiempo la concentración. Cuando tiro bolas, también compito con los amigos a dirigirlas a destinos concretos, dándonos puntos por los aciertos.

7.  Cuando aciertes, párate a regístralo. Recuerda todo lo que te ha llevado a dar ese gran golpe.

8.  Antes de irte a dormir, visiona una película en la que se proyectas tu actuación ideal. Quizás no os lo creáis, yo utilizo este sistema cuando tengo insomnio. Me imagino en la salida del tee del 1 del campo donde juego habitualmente, visualizo todos los detalles, consiguiendo par o birdie en cada hoyos. No sé si consigo terminar al par, ya que antes morfeo me agarra en sus redes.

9.  Dos cracks a imitar:  Ben Hogan practicaba a menudo tan despacio que cuando finalmente tocaba la pelota esta se movía apenas dos dedos y Jack Nicklaus decía "Mis prácticas más productivas las consigo siempre después de un partido real. En estos momentos, mis errores están frescos en mi mente y puedo ir al tee de prácticas y trabajar específicamente sobre ellos".

10.  Me encanta enseñar como habéis podido comprobar a lo largo de la trayectoria del blog. En el consejo 42,  nos indica seis manearas para llegar a ser un mejor entrenador.
  • Dedica los primeros segundos a establecer una conexión a nivel emocional. Antes de enseñar nada, tienes que demostrar que te preocupas por tu alumno, que le entiendes y confías en sus logros.
  • Evita pronunciar largos discursos; ofrece, en su lugar, informaciones breves y atractivas.
  • Huye de las expresiones vagas. Por ejemplo, mejor que gira, se debe de decir gira hasta que notes que tu hombro izquierdo esta a la altura de tu barbilla.
  • Prepara una tabla de puntuaciones para el aprendizaje.
  • Maximizar la disposición al esfuerzo. Motivar a los alumnos a esforzarse al máximo.
  • La más importante, PERSIGUE CREAR ALUMNOS INDEPENDIENTES o lo que es lo  mismo,  Enseñar a serles su propio profesor.

(Continuará ...)

No hay comentarios :

Publicar un comentario