21 mayo 2014

Campo de golf de Retamares.



Para acceder, seguir las instrucciones de cómo llegar a  Retamares, básicamente la salida 23 de la carretera de Burgos, dirección Algete, se pasa por el pueblo y enseguida está la desviación al campo de golf.

Nada más entrar en el club, llama la atención el excelente estado de mantenimiento de todo el complejo (con hotel de lujo). La cancha de prácticas, amplia y completa, es de las que invita a permanecer muchas horas sin darse uno cuenta. Entre aproach y putt, relaja perder la mirada entre las tierras labradas de los pueblos de alrededor.

Únicamente una pega, como en casi la mayoría de los clubs, no disponen de strokesaver. Aunque después de jugar la primera vez y guiada por los dibujos del campo, tengo que reconocer que me he apañado bastante bien. Es muy útil el reloj medidor de distancia y saber que la bandera roja es la más alejada, amarilla más o menos en el medio y la blanca, la más cercana a la calle.



En esta época del año, no se coloca bola. Las calles las encontré tan segadas qué en un principio tenía una sensación rara, como de pegar maderas en green.

Es recomendable,  dedicar tiempo al putt, antes de salir a jugar. Los greens son grandes, rápidos y movidos.



En el plano del campo aparecen grandes lagos que funcionan como delimitadores de algunos hoyos. El peligro viene en el hoyo 6, con un pequeño riachuelo. Ejecutas una excelente salida con el drive o una madera y una pendiente pronunciada en calle te lleva diréctamente al agua (un consejo, tirar hacia la derecha y el raff sujeta la bola).



Una de las particularidades por el que se le conoce a Retamares, es por el tremendo desnivel entre los hoyos 13 y 14. A algunas de mis amigas, les subió un buggy pero cuando pasamos nosotras no estaba y lo hicimos a patita por el camino de cemento bien trazado; Eso sí, llegas un poco sin aliento, pero lo compensa las vistas espectaculares a todo el recorrido (mi amiga Josefina lo muestra, en la foto, con los brazos en cruz).

Siempre recordaré este estreno, ya que gané el torneo del ranking senior. El día no acompañaba mucho al juego, el viento soplaba fuerte y te hacía dudar mucho con qué palo debías pegar.

Me sobrepuse a la mala elección de la madera 7 (demasiado palo) en el hoyo 2 (par 3 a 110 metros con bandera corta). ¿Por qué cuando no veo claro que sobrevuelo todos los obstáculos, no aplico estrategia?. Tiré y acabé muy pasada de green en el bunker de la izquierda, con mala posición que no pude sacar a la primera y ya, con la primera raya en la tarjeta. Después, concentrada en golpe a golpe y una dosis de buena suerte, conseguí los restantes 34 puntos stableford que me dieron la victoria.

No hay comentarios :

Publicar un comentario