07 julio 2014

Campeona senior en el Gran Premio de Madrid.

1 comentarios

Los amateurs que jugamos al golf, sabemos que las competiciones medal son de por sí, duras. Todos los golpes cuentan, tienes que ser muy regular y no despistarte nada, ya que para nosotros es casi imposible recuperar haciendo birdies. Los torneos a dos días son pocos dentro del calendario anual y debes estar mentalmente preparado para afrontarlos.

Imaginaros lo que puede ser un premio a 3 días con corte y medal,  muy importante en Madrid por ser único en el año.

Me decidí a inscribirme por desarrollarse en Retamares, campo que había jugado en dos ocasiones, una de ellas ganando y otra cumpliendo hándicap. Por supuesto que lo único que buscaba al apuntarme era vivir la experiencia y relacionarme con las mejores jugadoras del circuito senior.

Con una de las grandes, María Luisa Ruiz, ganadora del año pasado, tuve el placer de compartir partida los 3 días.  En las dos primeras jornadas, estuve tranquila y con objetivos claros de aprender a mantener mi concentración en el próximo golpe. También me propuse imitar y absorber a una deportista de alto nivel, María Luisa ha sido profesional de Hockey sobre hierba.


María Luisa Ruiz y Rosa Tejera en la partida de la final.

El sábado salía líder a dos golpes de la segunda.  En la primera parte del recorrido intentaba meterme en juego y no lo conseguía. María Luisa, me alcanzó en los primeros hoyos, pero a pesar de que no podía controlar mi cabeza, seguí aguantando, incluso en el hoyo 6, donde el pequeño riachuelo pudo terminar con mis expectativas. Salí reforzada al terminar sólo con bogie (gracias al practicar los golpes de approach en situaciones difíciles) que me supo a par, según comentó Rosa.

En el hoyo 10 estábamos empatadas, ahí me relajé. Los putts entraban todos, el juego largo no era una maravilla pero empecé a ser precisa con los approach. Cuando me quedaban 3 hoyos, me encontraba al par del campo, había recuperado el deficit de 3 golpes de la primera vuelta para cumplir mi hándicap (objetivo marcado para la segunda vuelta).

En el hoyo 16, un error por no mirar bien la entrada a green, aunque ejecuté bien el golpe, me pasó factura al aterrizar en bunker y terminé con triple bogie.

A continuación el par 3 del hoyo 17, le había jugado mal los días anteriores, pero esta vez aunque volví a la arena, cuando caminaba pensaba la cantidad de veces que había ensayado la salida y lo bien que sabía hacerlo. Y así fue, la dejé para par.


En el último hoyo, tenía una ventaja de 4 golpes.  Jugué segura sobre todo el segundo golpe con la madera 7 en la que confió, dejándome un approach más largo de lo habitual, pero al ser una jugadora de pitch and putt,  tuvé una opción clara de par. El último putt lo metí pensando disfrútale que es para ganar.  Número total de golpes 260 (89, 86 y 85) + 5 a mi hándicap en los 3 días.


María Acacia, periodista laureada en el mundo del golf nos hizo sentir muy importantes, al realizar una mini entrevista en la entrega de premios.

01 julio 2014

Reforzar la técnica del golf en las vacaciones.

0 comentarios

Las vacaciones son el tiempo de disfrutar del juego, de no estar presionado,  de dejar descansar un poco la mente y regresar con fuerza para la siguiente temporada.

En mi caso, en la playa me lo paso genial entrenando. Los colegas andaluces tienen mucha guasa y solemos formar grupos de 3 o 4 jugones que entre bromas y piques, competimos en las zonas para aprochar.

Os propongo algunos de los retos de los que nosotros hacemos para que pongáis en práctica con vuestros amiguetes,

1. Con un contrincante y tres bolas. Elegir un hoyo y el primero que las deje a menos de un metro, se le asigna un punto.  Si no se consigue en tres tiradas, pues el que más bolas haya obtenido gana el punto.

2. Cuando están 3 o 4 colegas, para dinamizar el juego anterior, se puede elegir un sitio y cada uno tira un par de bolas, el que la deje más cerca,  gana un punto y saldrá el primero en el siguiente.  El sitio de partida,  lo elige el que estaba más alejado del hoyo (aquí es bueno estudiar al contrincante para ver que se le da peor y ponérselo difícil, por ejemplo el bunker, detrás de un árbol, etc).

3. Se puede combinar con un adversario el approach y el putt con dos o tres bolas y se van anotando las que se embocan en dos golpes hasta llegar a una puntuación marcada desde el comienzo (21 es un buen número).

Sin proponértelo y entre risas,  mejoras el juego corto. Con el resto de los palos y para continuar con el mismo espíritu de progresión, seguiré intentando:

1. Apoyaré el dedo meñique en el palo (que lo separo y eso hace que se caiga un poco en lo alto de la subida) y notar que en todo momento del swing, esta pegado al puño. Empezaré sintiéndole con los sandwedges para después incorporar la misma sensación, a los hierros largos.

2. En la misma línea que el punto 1, seguiré con la madera 7 y la madera 3 recortando la subida (quitar el overswing) y sentiré que el brazo izquierdo lo tengo estirado en el impacto (el mismo propósito que me marqué el año pasado).

3. Descubrir (con ayuda de mis profes Islantilleros) ejercicios para repetir con el drive, sin pegar bolas, sólo automatizar movimientos como hice con los hierros.

Los puntos anteriores, los ejecutaré con buen stance y una pocas bolas o simplemente les dedicaré unos minutos concentrándome en el objetivo marcado.

4. El reto con el cubo de bolas estará en controlar, de una vez por todas, los golpes en pendientes.  Aquí voy a necesitar sentir presión, para que sea lo más similar a los errores que cometo en los torneos,  así que intentaré desafiar al igual que en las zonas de approach a otros golfistas.

5. Los putts cortos los trabajaré todos los días. Por experiencia, son de los fallos que más duelen y difíciles de olvidar. La recompensa puede ser 2 o 3 golpes menos en torneos. Suficientes para alzarse con el título de Campeón.