13 enero 2015

Todo golpe debe tener un objetivo VII (Retroalimentación después de jugar al golf).


Llegamos al último capítulo donde aprenderemos que la experiencia en una ronda de competición, nos sirva para la siguiente, evitando la temida frase "si esto ya lo sabía y he vuelto a caer en el mismo error".

Después de anotar tus estadísticas (resultado scratch, hándicap, número de putts, oportunidades de pares que has tenido, tripateos u otros valores cuantificables) deberías analizarte un poco más.

Empieza tu dialogo post-vuelta con algunas de estas preguntas:

¿Qué he aprendido hoy?
¿Cómo te ha ido hoy?
¿Qué experiencia quieres aprovechar de la vuelta de hoy?
¿Ha habido algún momento en que te has abstraído completamente en el proceso en lugar de preocuparte por el resultado?
Si pudieras cambiar algo de la vuelta de hoy, ¿qué sería?

De ahí saldrá un conocimiento de ti mismo que deberías corregir para la siguiente partida con algunos propósitos. Ejemplos.

- Empezar los primeros hoyos fuera del juego -> Antes de empezar el primer hoyo simular un hoyo o dos en la cancha de prácticas.

- Algunos compañeros te han hecho sentir incómodo -> Empieza a creer en ti antes de empezar el torneo, recuerda cómo eres y a lo que has llegado.

- Si a mitad de la partida te da un bajón -> Divide el recorrido en 3 sets de 6 hoyos partes a modos de sets de tenis y ganar todos.

Reflexionar sobre los errores que son ajenos a la técnica. Encontrar cada uno que se puede hacer ante las diferentes interferencias en el juego, ya sabéis que si quieres resultados distintos no hagas siempre lo mismo.

Toma apuntes y llévalos escritos para el siguiente campeonato. Antes de empezar la siguiente partida,  léelos y ponlos en práctica.

Resumiendo estas tres cuestiones

1. ¿Qué fue lo BUENO de mi juego de hoy?
2. ¿Qué podría hacer mejor?
3. ¿COMO podría hacer el cambio?

De la retroalimentación, también sacamos defectos en nuestro swing y aquello en lo que tenemos que trabajar.

En el libro insisten en CONSTRUYE TU PROPIO SWING.

Cada persona tenemos un tipo de swing de acuerdo a nuestro físico y en la mayoría de los seniors, bastante más limitados por haber aprendido tarde este excelente deporte. Trabajar sobre nuestro swing para ir mejorando, no cambiando según vengan los vientos o a veces hasta en la misma partida,  por que nos fijamos en otro jugador que lo hace mejor.

Aprende cómo es tu swing, revisa los principios básicos cuando algo no funciona, empieza por lo más sencillo que es la posición de partida. Ponte aparte y repite algún ejercicio que te dé confianza de nuevo (en mi caso el swing de dos planos).

Si te vas mucho de tu swing natural, en cuanto tengas presión volverás a lo antiguo, por tanto es mejor que mantengas un swing que te resulte cómodo.

Antes de empezar cualquier cambio, ejecutarlo a cámara lenta y que alguien te grabe para que puedas verte y estar de acuerdo con lo que quieres obtener.

Dividir los cambios en minicambios y practicarlos por separado. Repetir hasta fijar.

Para aprovechar la retroalimentación lo más importante es la PERSEVERANCIA, de nada sirve reconocer errores y corregir un día. Si queremos cambiar un poco el swing, tenemos que ser humildes y dedicarle semanas. Si la partida te la ha arruinado el bunker, proponte de una vez por todas dominarlo y conseguir sacar todas las bolas, no cejar en el empeño cada día que practiquemos hasta lograrlo.Lo mismo para el comportamiento (p.e. negatividad o falta de concentración), tener presente cómo somos y a lo que tendemos ante presión.

Mantener nuestros objetivos y comprometernos de verdad antes de las partidas. Quizás no juguemos todo lo bien que queramos, pero alcanzar una pequeña victoria sobre las metas propuestas será un gran logro personal.

Aquí tenéis el resto de los capítulos resumidos del libro:

Concentrarse en el presente.

Conocerse para jugar mejor.

Entrenar con vistas al juego.

Relajate y disfruta.

Mejorar el putt.

ATRAVERSE A SOÑAR Y HACERLO EN GRANDE.

No hay comentarios :

Publicar un comentario