09 abril 2015

Campo de golf El Bosque (Valencia).


Vistas desde la casa club y en la salida del hoyo 18.

El campo esta antes de llegar a Valencia en la salida 337 y siguiendo las indicaciones de Godelleta. Se aprecia enseguida la orografía del terreno con subidas y bajadas, al estar inmerso en un barranco. Un gran diseño elaborado por Robert Trent Jones, conocido principalmente por ser el arquitecto del internacional, Valderrama.

El recibimiento es espectacular con la casa club acristalada a varias alturas. Recompensa cualquier día malo de golf, el bellísimo paisaje desde las terrazas.


La cancha para tirar bolas es nueva e impecable, con espejos para chivarte la técnica del swing.  Existen dos zonas sencillas para juego corto y sacadas desde la arena.

Para poner a punto el putt antes pasar por la tienda, comprar el strokesaver con la descripción de los hoyos y las reglas locales. Al salir de la tienda y antes de dirigiros al hoyo 1, en alto, divisaréis el putting green donde deberéis dedicar un rato para acostumbrarse a la baja velocidad de los mismos.


Desde los primeros hoyos te vas dando cuenta que va a ser muy difícil alcanzar los greens con bolas bajas que no coronen y se frenen. Se encuentran muchos de ellos en alto, de tamaño medio, en algunas zonas bastante estrechos y protegidos por bunkers o por la propia pendiente del terreno.

Cada par 3 es diferente y un gran reto para cualquier jugador. En la primera parte, el hoyo 4 le puedes jugar sin arriesgar a colocar una bola corta a la izquierda del primer bunker y en el hoyo 8 que va anunciando lo que nos espera en la segunda parte del recorrido, tienes una vía de escape a la derecha y luego un approach a bandera.


Virginia en la salida del 11 y Esperanza observando el golpe antes del agua del hoyo 15.

La segunda parte del recorrido, te la pasas deseando que pasen los hoyos con obstáculos de agua para salir airoso o al menos, no perder bolas. Agua en las salidas (hoyo 11 y 12) y agua a la llegada (hoyo 13, 14 y 15). Una vez que no te has mojado, la terna final es agradecida y puedes sacar el par jugando a colocar sin ser demasiado agresivo.


Desde luego que es un campazo, técnico, divertido y para aprender a jugar con agua. De los bunkers no puedo opinar mucho porque los evité, probándolos poco (jaja).

Nos divertimos mucho en la ronda de entrenamiento (Virginia, Esperanza, María y yo) antes del campeonato de España del que ya os contaré en el próxima entrega.

No hay comentarios :

Publicar un comentario