22 mayo 2015

Campeonato senior de España en Larrabea (del 14 al 17 de mayo).

Hoyo 10, tendré pesadillas con él, hasta que superé el miedo a los barrancos.

El último Campeonato de España senior se jugaba en Larrabea. Esa semana, hasta el mismo día que llegamos había hecho buen tiempo. 

Ya entrenando por la tarde del 14 nos tuvimos que poner el traje de agua para protegernos del viento frío y prácticamente hasta los últimos hoyos del domingo, fue nuestro uniforme.

El campeonato era a 3 días con corte con las dos primeras jornadas. Todas nosotras bromeábamos con lo que pasaría el domingo, sí jugábamos o íbamos de caddie de alguna compañera por no haber pasado el corte.

El mal tiempo, nos solucionó la inquietud. Cancelaron la primera ronda porque los greens rebosaban agua y todas pasamos el corte. En mi caso, ya estaba en el hoyo 15 y mojada hasta las bragas (perdón por la expresión). Ahora sí jugando bastante bien y super concentrada.
 
Con Inés Obarrio y Pilar Bienzobas dos jugadorazas. Primera y segunda ronda.


En la segunda jornada, también llovía aunque con menos intensidad.  Se repetía las mismas compañeras, las horas de salida y en mi caso casi la misma forma de jugar, o sea bien. Terminé con 89 golpes y bastante satisfecha comparándome con el resto de participantes.


Hoyo 8, mi preferido. Tienes que ser muy precisa, primero en la salida a una calle estrecha en cuesta y muy protegida por la vegetación, después un hierro corto a la base del árbol, para que aterrice suavemente en green. Le saqué el par en todas las rondas.


Hoyo 14.  Arriesgué con la madera 7 y tuve la potra de ver como mi bola hacía un salto de rana por el agua quedándose a unos metros de la bandera.


Con María Jesús Legorburu (hc 4) y Agurtzane Iñiguez (ganadora en 3ª categoría) locales y grandes anfitrionas, en la última ronda.

El domingo, cuando tenía que rematar, con buen tiempo, no pude estar a la altura. Desde los primeros hoyos sentía que estaba espesa. Cómo consecuencia, el primer daño lo sufren las maderas golpeándolas pesadas (claramente los palos que tengo más flojos). La confianza y las ganas se van agotando.

En los últimos hoyos, fundida (me costaba trabajo pensar con claridad), aumente el resultado en la tarjeta hasta 96 golpes.  Aquí os dejo la clasificación final. 

De todos modos, terminé 6 puestos más arriba desde donde comencé. Volveré a repetir al año que viene, con o sin subvención otro campeona de España. Estar rodeada de las mejores senior, compitiendo, mejorando, aprendiendo a superarte, a precios más que razonables y compartiendo con amigas un viaje de golf, me faltan las palabras.

No hay comentarios :

Publicar un comentario