05 mayo 2015

La familia Bélier (cine) y Buena Gente (teatro).


Es raro, últimamente, emocionarse viendo una película. Esta pequeña joya, con un argumento no demasiado original, consigue transmitir el sentimiento de una joven adolescente, que se encuentra entre la responsabilidad de ayudar a sus padres sordos o elegir su propio camino, el canto.



Paula, la hija adolescente, borda el papel con una naturalidad aplastante. Fijaros en la postura un poco encorvada al llevar parte de la responsabilidad de la familia.

Si a la buena interpretación le añadimos el redescubrir de un clásico, Michael Sardou, cantado por la encantadora Louane Emera (semifinalista de La Voz en Francia),  es bastante fácil conmoverse.


La obra contiene varias preguntas a analizar en profundidad, ¿Cómo hubiese sido nuestra vida sin unos padres amantes y vigilantes a los errores?. ¿Cuanto de elección tenemos y cuanto influye la suerte de cada uno?.

Demasiado actual, por desgracia, en estos momentos con tanto paro. El ejemplo es Margarita (Veronica Forqué) parada con una hija mayor dependiente, no es capaz de sentir rabia hacia el ex-jefecillo que la despide o ante la amiga-casera que en los momentos malos no dudaría en ponerla en la calle. Sin embargo, la bondad aparente, se vuelve rencorosa cuando visita a su antiguo novio adolescente que ha triunfado como oftalmólogo.

A destacar en el guión y en la interpretación, la incomidad en el trato entre las clases sociales extremas. Podéis comprar las entradas en Atrapalo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario