08 octubre 2015

Subcampeona del ranking del Pitch&Putt de Madrid.


El pasado fin de semana estuvimos en la final del ranking con las 16 mejores clasificadas, 8 de primera y 8 de segunda categoría. A cada una nos obsequiaron con los bonitos chalecos de la portada.

He jugado 3 finales a match-play y tengo que reconocer que me pongo muy nerviosa. Además, este verano he cambiado la forma de dar a la bola tratando de ganar distancia, por lo que he llegado con gran desconfianza con los hierros a este torneo.

Claramente, al igual que en la mayoría de los deportes, la técnica la debes de dejar en la cancha y te debes de centrar en el objetivo, si quieres meterte en partido y disfrutar.

Pasé la primera ronda y en la segunda ronda, mi contrincante, pateo de lujo, así que a falta de 3 hoyos íbamos igualadas. El desgaste mental que tenía me pasó factura, en 2 hoyos tripateé y ahí tiré la toalla. Realmente pensé que aunque pasase, no estaba fina para afrontar otro match o llegar a una ronda final con la campeonísima Matilde Pariente.

El domingo, más tranquila, ya que sabía que tenía asegurado ser la segunda del ranking, jugué mejor. Encontré, en la última gran partida que me batí con mi amiga Esperanza, muy buenas sensaciones con los hierros y el putt funcionó. Hicimos una excelente actuación con varios birdies y pocos errores. Acabé ganando y logrando un quinto puesto.


En la entrega de trofeos, te obsequian con una placa conmemorativa personalizada y los que has ganado en el año. De los 9 que he disputado, tengo 2 scratch (el  Race y el Olivar) y un premio hándicap (el Bosque).  Ha sido un gran curso que no he sabido rematar.


Al año que viene, volveré a intentarlo. Para ello, me propongo batirme match&play con mis amigas para acostumbrarme, recuperar seguridad con los hierros y luchar porque "Hasta el rabo, todo es toro".

No hay comentarios :

Publicar un comentario