25 enero 2016

Entrenar basándose en cifras para los torneos.


Mejorar la técnica es importante pensando que es el futuro para conseguir bajar el hándicap. Pero todos sabemos que cuando se está demasiado pendiente de ella, el swing deja de fluir y nos olvidamos de jugar al golf con lo que se tenga hasta ese momento en nuestra mochila de golpes.

Es hora de volver a los entrenamientos que funcionan mejor a la hora de competir bien y ponerlos en marcha, lo antes posible, para empezar con total confianza para la temporada de torneos.

Siempre en cualquier entrenamiento, tengo que empezar calentando y girando bien para ganar amplitud con los consejos de Kiko Luna. También es importante hacer que domine mi brazo izquierdo.

Un ratito más corto de lo habitual, dedicaré a la técnica propuesta para este año, comprimir la bola, con algunos de los ejercicios propuestos cómo mejora de los meses anteriores.

Después de sentar bien las bases físicas, ya estoy dispuesta a ganar confianza y para ello me voy a apoyar en los números. Al enfrentarnos a un examen de un curso escolar, estudiamos primero aquellos temas que sabemos que van a entrar, después ahondamos en aquellos que queremos nota.


Por tanto, el putt, con 36 golpes,  es la mitad de los que se deben de dar en una vuelta.  Si sigo analizando dentro de los 36 golpes cuales son los más importantes, todo el mundo sabe que son los cortos que estamos obligados a embocar, ya sea producidos por un buen tiro, un chip o por un putt largo. Así que a entrenar putts cortos como locos para conseguir 100% de aciertos.

Cuando nos cansemos de los cortos, retemos a un amigo en la zona del putting-green y trabajemos nuestra mente con sus putts, estudiemos sus caídas, calculemos la velocidad de su putt, si llegará o se quedará corto. Este entrenamiento nos servirá para las partidas reales, la cabeza obtenga más datos para cuando toque nuestro turno y evitaremos otros pensamientos que no nos convienen.

Los jugadores que tenemos poca pegada, casi me atrevo asegurar que próximos a 18 golpes serán necesarios de chip o approach. Algunos de ellos nos darán el par del hoyo, incluso si entran el birdie.

Para ganar en porcentaje de aciertos, repetir chips y approach a bandera con 5 bolas y dejarlas todas a menos del tamaño de un putt. No parar hasta conseguirlo. Repetir el ejercicio de menos a más distancia, hasta 60 metros. A medida que nos alejamos podemos ampliar el círculo donde queremos que se queden las bolas.

Algunas de las tiradas, hacerlo con stance incómodo, hierba alta, terreno húmedo o seco, etc para que sea real como el campo.


Toca el turno a las salidas. En un torneo de Pitch&Putt me tocará salir con los hierros y aquí gastaremos 18 golpes de los 54 totales. Utilizaremos hasta el hierro 5, aunque los que más se repiten serán los medios.

Entrenaremos alternando unos días con los hierros impares (9, 7 y 5) y otros con los pares (pitch, 8 y 6). Siempre de menos pegada a más pegada y sin pensar en la técnica por supuesto. Poner un tee si es tu costumbre, visualizar un punto pequeño donde crees que llegarás con el palo que tienes, también imaginar el vuelo de tu bola, hacer tu rutina pre-golpe y tirar. Comprobar con 4 o 5 bolas, con cuantas has conseguido el objetivo.

Cada vez que demos un golpe muy bueno, pararnos, sonreír y memorizar.

En el campo largo, cerca de 14 salidas las daremos con el Drive. Aquí es muy importante visualizar calle. Nos concentraremos en poner bola en calle y por ejemplo, podremos contabilizar con 1/2 punto bola en calle y 1 punto bola larga y en calle. Con 10 bolas necesitamos obtener al menos el aprobado.

Por último, lo diario a trabajar con picardía para los torneos serán las maderas de calle. Cómo la más difícil es la 3, si la conseguimos dominar, únicamente necesitaremos después approach o putt. El máximo de golpes que calculo que daremos en un recorrido serían de 18 golpes (10 en los pares 4 y 8 en los pares 5).  Haremos las mismas cuentas que para el punto anterior.


El trabajo extra en cada entrenamiento, fortalecerá aún más nuestra confianza, ya que nos sacará de apuros cuando lo necesitemos.

Bunker

Todos tenemos esos días que parecen que visitamos todos los bunkers del campo. La mayoría se encontrarán cerca del green.  Así que entrenemos pensando que el aprobado con 5 bolas lo lograremos si las sacamos. Las siguientes 5 bolas serán para notable si las colocamos más o menos cerca de las banderas. Cuando el notable este chupado, ir a por el sobresaliente con bolas complicadas dentro del bunker.

Hierros

Con los que te nos hemos llevado ese día a practicar,  desde hierba segada, el 100% de aciertos, si veo que no lo consigo no avanzo a un hierro más largo. Cuando lo consigo con todos los hierros, busco situaciones diferentes y empiezo de nuevo de un hierro corto en adelante.

Maderas o Híbrido

Alternar llevando a la cancha bien el Híbrido o las maderas 7 y 5.  Intentemos este divertido juego, siempre buscando un objetivo. Con 4 bolas e intentando dejar lo más cerca posible de la siguiente forma, la primera bola con tee simulando un golpe de salida, la segunda sin tee, la tercera con medio swing como si estuviésemos detrás de un árbol y la cuarta en cuestas (bien desnivel o bola más baja que los pies).


Finalicemos jugando una vuelta imaginaria. Por ejemplo, un par 3 de 120 metros, salgo con un hierro largo. A continuación un par 5 de 400 metros, ejecuto un drive, después doy una madera 3 y a continuación una madera 7 o un híbrido, etc.

Aprender a concentrarse, focalizar y desear con ganas donde queremos que aterrice nuestra bola, puede suplir las carencias que tengamos. Además es importante saber que somos capaces de obtener un resultado aceptable, independientemente de donde se encuentre la bola, al recordar que ya lo hicimos anteriormente en la cancha de prácticas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario