13 septiembre 2016

Campeonato P&P Mid Amateur de España en Meaztegi (Bilbao).


Parte del premio por haber ganado el campeonato de Madrid de mayores de 30 es ir subvencionado al campeonato de la misma categoría de España.

Este fin de semana se celebró en Meaztegi (Bilbao) con un tiempo de lujo. El Club se encuentra en un valle que en tiempos pasados eran minas. En la actualidad, desde la cafetería de la Casa Club, se queda uno extasiado con la belleza del entorno. Además de disfrutar de las vistas al recorrido del campo, la mirada se pierde en el monte, muy cuidado y preparado para hacer senderismo.

Las zonas de prácticas son correctas y el área de approach demasiado pequeño para el nivel del campo. Es magnífico el putting-green para practicar todo tipo de desniveles, que buena falta nos va a hacer, antes de salir al juego real.


Desde la tarjeta te das cuenta de que el campo de 9 hoyos va a ser complicado. Únicamente tiene 3 hoyos cortos y el resto pasan de los 110 metros. Además la espesa vegetación, más los puntos que te dan por tu hándicap, en mi caso 8, pronosticaban dificultades.

Sin embargo, a su favor, diré que una vez jugado,  los greenes en los hoyos difíciles y largos, son amplios, más que la media a los que estamos acostumbrados.



Cómo siempre, habrá para todos los gustos, eligiendo la bestia negra del campo, pero en mi caso el hoyo 2 y el 8, son los más complicados. El primero porque tiene una salida estrecha, donde hay peligro tanto a la derecha (montaña de paja donde se pierden las bolas) como a la derecha (alta vegetación con río).

En el hoyo 8 no te puedes pasar el green por fuera de límites. A la entrada, está flanqueado por un bunker a la izquierda. Y a la derecha por una roca. Además, en el centro también hay un montículo antes de entrar en green.

Los hoyos cortos a priori parecen fáciles. Sin embargo, cuando quieres ajustar a bandera, sobre todo en el 7, el bunker derecha-frontal te puede jugar una mala pasada.

Aunque los greenes no son fáciles, tengo que reconocer que se me han dado bastante bien. La velocidad estaba baja y, sin embargo, en algunos cuesta abajo, era casi imposible parar la bola cerca del hoyo. Para estudiar las caídas, me fijaba en el entorno de alrededor,  ya que las montañas siempre mandan por encima de lo que te diga el ojo. Y cuando dudaba, tiraba recto.


El torneo se jugó a dos días. Eramos pocas jugadoras. Pero delante de mi había 4 competidoras, muy buenas, con hándicaps bajitos, experimentadas y una local que tuvo en sus manos el campeonato. En la primera ronda, jugué con ella y me dio pena saber que le pudo la presión y se le escapó el torneo en el último hoyo, al tirar dos bolas al agua (foto de la derecha).

En cuanto a mi, el primer día, a pesar del tropiezo nada más empezar en el hoyo 2, donde perdí la bola y me anote un 6. Terminé con +8 y en mi haber, 2 birdies y a un golpe de las 3 líderes.

El segundo día, finalicé la primera vuelta con +2 y me propuse olvidar lo que llevaba, concentrarme en la siguiente vuelta como si fuese un día diferente. Los hoyos iban pasando y mantenía intacto el buen resultado. Un triputt cuando acababa de dar el mejor hierro, me puso con +3. Ya estaba en el hoyo 17 (hoyo 8) y notaba que las piernas me pesaban. Ahí tendría, que haberme quitado, haber elaborado estrategia y dar el golpe convencida. Tiré y paso la catástrofe, me quedé detrás de la roca.

No me alteré, confié en mi approach, pero en esta ocasión, el golpe volvió a dar en la roca y la bola rebotó hacia atrás. Seguí confiando en mi a pesar de tener terreno de paja debajo de la bola. Puse la bola cerca del hoyo y con el putt, la bola no quiso entrar, pero de vuelta la emboqué. Estaba con +5.

En el hoyo 18, lo tuve claro, me dije, "tira a green y no te pases, es mejor el putt desde abajo". Y ahí tuve sangre fría (en el vídeo veréis todo lo que tenía entre la salida y el green) dejé la bola donde quería, sacándome el par. Gané con diferencia de 2 golpes a las segundas.


Cómo siempre, quiero dar las gracias a mis compis de los dos días. Grandes jugadoras y personas súper amables que hacen que te relajes y disfrutes a pesar de la tensión de la competición.

En la foto estoy con Juan Fernández Ardavín, subcampeón y muy orgullosos del papel que hemos hecho los de Madrid.


Salida en el hoyo 1 y 10.

Salida en el hoyo 9 y 18 vista desde la llegada al green.

Aqui os dejo la noticia de la Federación Española y los resultados.

No hay comentarios :

Publicar un comentario