23 noviembre 2016

Golf para emergencias cuando estás espeso con un golpe.


Los días grises de golf donde la técnica aprendida no funciona, hay que echar mano a alguna idea que te devuelva la confianza y te mantenga en un nivel aceptable de juego. Las píldoras que os expongo ha continuación, las he probado en mi propio juego y me funcionan.

Con el Drive.

He perdido distancia y no sé el por qué. Antes de empezar a probar aspectos técnicos, chequeo que no tengo tensión en los brazos y en las manos. A continuación, observo mi cuerpo. Cuanto más rígida estoy, menos puedo girar. Recuerda la sensación de tener un látigo, para ello necesitaré flexibilidad. En la rutina previa al golpe, haré un par de swings sintiéndome muy ligera.

Con las Maderas de Calle.

Es desesperante en una partida, cuando con las maderas, de repente, la bola se levanta poco y la mayoría de los metros se hacen rodados. Gracias a Fernando del Amo y este gran consejo, me recompongo antes de las crisis.



En resumen, piensa y ejecuta el golpe como si fuese un hierro y levantarás la bola.

Para los golpes chip.



Durante muchos años estuve chipeando, incluso aprochando con más subida del palo de golf, moviéndome únicamente de cintura para arriba.

Si tuviese que recurrir a ello, no dudaría en hacer lo mismo. Es mucho más fácil, memorizar la postura con el peso a la izquierda, bola retrasada, brazos pegados al tronco y manos adelantadas. Desde ahí, es obligado usar los hombros para que giren y desgiren. Es importante bloquear las muñecas y anular el movimiento desde las caderas hasta los pies.

Recomiendo hacer swings de prácticas rozando hierba antes de ponerte a la bola.

Utilizo esta píldora cuando tengo entradas difíciles al green, bunkers, agua, etc. que me tensan más de la cuenta.

Cuando me voy de putt.

Volveré a quitar tensión a los brazos y a las manos. En ese momento, hay que hacer la rutina previa al putt. Concentrarme en ella y, sin más, ejecutar.

Cuando tengo putts largos, agranda el hoyo al que tiras con la mente. La velocidad es más importante que la dirección. Da igual que la bola se quede antes, después o en los laterales, si la dejo cerca para embocar con el siguiente putt.

Cuando me desanimo.

La píldora más difícil de utilizar, ya que la cabeza tira la toalla y le da igual un resultado inferior. Aún así, por propia experiencia, me siento fatal, cuando finalizo esas partidas y en mi interior, sé que no he puesto todo de mi parte para arañar unos cuantos puntos más.

A partir de ahora, me comprometo a que en cuanto detecte falta de interés, cambiaré en la libreta la columna de objetivo del día a LUCHAR e intentaré rellenarla con "Si" para los hoyos que falten.

Os animo a escribir vuestras propias píldoras, a llevarlas escritas para cuando se necesiten al campo y, por supuesto, a compartirlas con todos nosotros, bien como comentarios en el blog o si preferís, en las redes sociales.

1 comentario :

  1. Me ha gustado mucho los consejos porque ahora que empieza la temporada siempre es bueno saber reaccionar ante estas desventajas, gracias!

    ResponderEliminar