29 mayo 2017

Fortalecer el swing con los ejercicios de María Castillo.


María Castillo en una de nuestras mejores amateurs. Este año, ya ha conseguido un segundo puesto en el gran premio femenino en Palomarejos. Ella misma cuenta que a medida que el golf le exigía más, un buen día su entrenador le dijo, María si quieres seguir estando arriba, no te queda otra que meterte al gimnasio.

Así que, cada día, sin saltarse ni uno sólo, en el gimnasio, en la cancha o en casa, ella procura ponerse en forma con alguno de los siguientes ejercicios.

Si parte de llegar a ser una gran campeona pasa por fortalecer el físico y de enseñar a nuestro cuerpo a disociar, a nosotros no nos queda otra que imitarla.



El primer ejercicio es muy sencillo. Consiste simplemente en apoyar los brazos en los extremos de una puerta, mirar al frente. Siempre trabajando desde "el núcleo de Pilates"(metiendo el ombligo hacia adentro), intentar moverse de caderas procurando no mover piernas. Por supuesto de cintura hacia arriba quedarse totalmente inmóvil.



El segundo ejercicio se hace con unas pesas.  Levantar brazos rectos, relajar hombros y mover la cadera procurando que la fuerza siga saliendo del estómago. Hacer el movimiento despacio sintiendo que no tiramos de brazos. Los brazos sólo sujetan las pesas.




Las sentadillas se hacen en 3 tiempos. Partamos con los brazos pegados, doblados y las pesas a la altura de los hombros,  de ahí, bajamos brazos, flexionando las piernas.

En ese momento, el tercer movimiento consiste en incorporarnos estirando piernas, tronco y brazos.



Para trabajar la estabilidad y equilibrio hacerlo en dos movimientos. En el primer paso subimos la rodilla hacia la cintura y a continuación estiramos la pierna doblada hacia atrás, al mismo tiempo que alargamos el brazo contrario con la pesa hacia adelante. Por supuesto, sin caernos mejor ;)



Para el final, he dejado el baile que vamos a poner las golfistas de moda para el verano. Ya sea con un palo de Pilates o con el que tengamos a mano, giramos hacia un lado al mismo tiempo que levantamos la rodilla en la dirección en la que hemos girado.

Por mi propia experiencia, lo que más nos cuesta a los golfistas es un buen giro y mantenernos estables cuando se produce. Creo que con este último ejercicio, se puede lograr y conseguir un poco más de distancia.

A mis amigas María y Lila les ha gustado tanto que no paran de bailarlo.

video

No hay comentarios :

Publicar un comentario