07 mayo 2014

Pinceladas por la Sierra de Aracena y en la ruta del atún rojo por Cádiz.


Un acierto fue alojarnos en el Hotel Convento de Aracena que conserva parte de la estructura del antiguo convento y esta totalmente nuevo (bajo mi criterio tendría que estar dentro de la categoría de Paradores).


Subir al castillo desde la iglesia de La Asunción (el edificio más visible de la foto) y bajar por el otro extremo hacia la Plaza de San Pedro. Recrearos con las vistas desde el castillo que son impresionantes.

Un restaurante para reponer fuerzas con productos típicos (pluma, secreto, etc) de dos tenedores, La Serrana.

En Cortegana recomendada dentro de la ruta monumental, nos llamó la atención esta fachada en una casa habitada particular.

Todo el pueblo de Jabugo está enfocado para la venta y el consumo del mundialmente conocido jamón ibérico, que por supuesto, no marchamos sin catarlo.

Nos queda pendiente caminar por los senderos de la Sierra de Aracena y seguir descubriendo sus pueblos blancos.


Ya en Cádiz, paseando por la playa desde el Hipotels (muy bueno para veranear), a menos de un kilómetro, se encuentra el pueblo turístico de Conil.

Perderse por las callecitas enfocadas a la compra de souvenirs y para los golosos,  recrearse para merendar con las numerosas heladerías artesanas.


El atún rojo (por fin) lo comimos en El Campero (Barbate). Se recomienda reservar por teléfono y no hacer caso si te dicen que esta lleno. Si vas a primera hora tienen terraza y una zona tipo bar que puedes degustar un exquisito atún (probar el morro a la plancha).

Acercarse a Zahara de los Atunes (de los parajes más bonitos del sur, donde se mezcla verde y mar) y tomar un café en Caños de Meca en el chiringuito, La Jaima, con las preciosas vistas al Faro de Trafalgar.

Más fotos del viaje en Flickr de Antonio (@blogpocket)

No hay comentarios :

Publicar un comentario