12 noviembre 2015

Viaje por la comarca de la Costa Vasca.


Nos alojamos en Zaratuz, el primer municipio y quizás el más grande de la Costa Vasca. La playa es preciosa y en el verano esta llena de vida, intercalados los bañistas con los surferos. Las vistas al ratón de Getaria más los toldos recogidos, hacen a Zarautz reconocible en cualquier foto.


Visitamos Zumaia y los estratos geológicos de los acantilados. También llegamos a la ermita de San Telmo donde se rodó la escena de la boda de Ocho Apellidos Vascos.


Getaria, igualmente, es famosa por el monte de San Antón (el ratón) y por los sabrosos pescados a la parrilla con vistas al puerto.  Si tenéis tiempo, os recomiendo el paseo bordeando el mar desde Zarautz a Getaria.


En el otro extremo de la playa de Zarautz, se puede ver el campo de golf.  Consta de 9 hoyos y me quedé con las ganas de jugarlos. Aunque me pareció (por lo que vi por fuera) que debe ser difícil, calles estrechas y salvaje rough donde se deben perder unas cuantas bolas.

Lo que si tuvimos el placer es de comer en el restaurante de Arguiñano, un precio razonable para la calidad y presentación de los platos.


Dejaros seducir por las calles del Casco Histórico (data del siglo XII) de Orio y visitar la Iglesia de San Nicolás de Bari, amoldada a la roca.


Decidimos tomarnos un descanso y conocer en Orio, la playa cuyo nombre es idéntico a la de nuestro lugar habitual de vacaciones, Antilla.

Finalizamos esta breve excursión en la capital, Donosti, y de la mejor forma inimaginable.

Allí, nos reunimos con nuestra querida familia Carvajal y además de hacer turismo, terminamos con la guinda a las mini-vacaciones (en realidad, el motivo principal del viaje) disfrutando de un gran concierto de Bob Dylan con Calamaro de telonero.

No hay comentarios :

Publicar un comentario