11 mayo 2016

Santo Domingo, Logroño y Andrés Calamaro.


Empezaré por desvelar el motivo del viaje a la Rioja, asistir al primer concierto de Andrés Calamaro en su gira Licencia para Cantar.

Con un corte similar al de Tinta Roja en Madrid (momento en el que me hice fan),  homenajea a las grandes canciones, tanto propias como ajenas.

En el Riojaforum con una acústica inmejorable, Andrés ha cantado, versionado e interpretado estupendamente y hemos disfrutado, tanto o más que aquella primera vez, a punto de cumplirse, ya una década.



Juzgar vosotros con el vídeo que grabó Antonio desde la fila 6 y no me digáis que no está fabuloso.


Un poco de historia siempre viene bien y por tanto hicimos la visita guiada a la Catedral  donde nos contaron el porqué de la famosa frase "Santo Domingo de la Calzada, donde cantó la gallina después de asada" y vimos el gallinero con el gallo y la gallina como recuerdo al milagro del santo que daba auxilio a los peregrinos del camino de Santiago.

Para completar la visita, subimos a la Torre que contiene un magnífico campanario. Menos mal que justo acabábamos de bajar cuando las campanas empezaron a repicar y ha juzgar por el tamaño (ver las fotos en la galería de Antonio), algo de dolor de cabeza nos hubieran dejado.


Nos faltaba en el viaje de las artes, el arte del buen yantar y para ello os recomiendo en Logroño dos calles famosas para tapear, la calle Laurel y la calle San Juan. Especial mención para el restaurante las Letras de Laurel (calle del Laurel 22) donde comimos bueno y barato.

No hay comentarios :

Publicar un comentario