15 junio 2016

Imprescindibles a destacar y degustar en la escapada a Galica-León.

Catedral de León famosa por sus hermosas vidrieras.

Después de unos días por las Rías Altas y escala en León, con unas pocas pinceladas, os van a quedar muchas ganas de imitarnos.

El majestuoso Parador de Leon.

Os recomiendo un restaurante en el Barrio Húmedo, el Nuevo Racimo de Oro (calle de La Revilla).

Camino a Galicia, nos alojamos en el agradable parador de Ribadeo, sin dejar de detenernos en el coqueto Cudillero y en Luarca, donde tuvimos que esperar para comer (a pesar de ser un día de diario y con poco turismo) en El Barómetro.

Playa de las Catedrales (Ribadeo).

Catedral de Mondoñedo.


Obligado es la visita al punto más septentrional de la península, el cabo de Estaca de Bares.

Y de ahí, a un restaurante de los imprescindibles para degustar marisco, El Badulaque situado en el mismo muelle de Cedeira.

Edificios en el puerto de La Coruña.
Torre de Hércules.
Rosa de los Vientos (La Coruña).

Qué decir de una de las ciudades más bonitas de la península, La Coruña, con el espectacular parque que rodea al faro más antiguo en funcionamiento del mundo.  Allí comimos en El Celeiro, a juzgar por las fotos de famosos en las paredes, debe ser uno de los más solicitados.


Recorrer la Muralla de Lugo que rodea toda la ciudad antigua, es la mejor forma de disfrutar de las vistas a sus preciosos edificios.  Sorprendidos nos quedamos cuando con la cerveza, te ofrecen tapas de tamaños de bocadillos gratis (y no sólo una vez).

En El Bulló, recomendado por una lugareña, restaurante con toque moderno, el menu del día, estaba exquisito.


Aprovechamos la vuelta, para dejarnos sorprender por Villafranca del Bierzo, un pueblo monumental obligado para los peregrinos del Camino de Santiago.

¿Os han quedado ganas de más, pués aquí? Antonio (@blogpocket) tiene más fotos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario