23 febrero 2010

Clases de Golf con humor (capítulo XX)

Che Guevara y el putt

En el último torneo, en el segundo o tercer hoyo que estaba jugando:

  • Jugadora A. ¡Se te da bien el putt!.

  • Jugadora B. Sí, es verdad que lo hago bastante bien. Es un golpe que tengo natural. (¡Ya, sobraba darse importancia!).

  • Jugadora A. Empiezo a temblar cuando llego al green y tengo que embocar.

  • Jugadora B. (Y en plan maestra). Intento dibujar una línea imaginaria desde el palo al hoyo, y cuando la veo clara, elevo el putt despacio, sin demasiado ángulo con el suelo y trato de acompañar un poco el recorrido de la bola.

  • Jugadora A. Parece muy fácil.

  • Jugadora B. (Para rematar la listilla). He observado que al iniciar el golpe, elevas demasiado el putt y el punto de contacto con la bola es escaso.


¿Sabéis cómo jugué en el resto de los green?.

Me puse presión queriendo demostrar lo buena pateadora que soy, y parecía que con cada golpe ganaría (recordando el libro El golfista y el Millonario), reconocimiento y estima. Así que, los músculos se tensaron, perdí concentración y el resultado 3 golpes en cada green.

Conclusión, humildad y no creerse los halagos, por lo menos hasta terminar la partida.

No hay comentarios :

Publicar un comentario