01 abril 2016

Dos retos cumplidos y marcando nuevas metas en el golf.


Desde que empecé a jugar los torneos Pitch-Putt (18 hoyos de pares 3) siempre deseé hacer el par del campo y lo he logrado en 3 ocasiones. Ayer, lo superé en un golpe, haciendo una vuelta en negativo.

Es difícil poner un reto más allá de terminar con negativo al resultado, pero siempre puedo intentar conseguirlo en cada uno de los Pitch-Putt en los que juego e ir batiendo mi propio récord en cada campo. Ahí se queda escrita la intención y el compromiso, que es la primera piedra en el camino al éxito.


Otra vez, ayer, toqué fondo con mi hándicap, 9.4, pero me he dado cuenta de que mantenerme por debajo de 1 dígito, de momento, lo veo bastante lejano. Son muchos factores los que tengo que trabajar.

El más importante es ser paciente, aguantar los chaparrones de mal juego sin desanimarme y seguir entrenando sin escuchar el yo interior (o el exterior) que siempre te dice, que has llegado tarde a este deporte o que cómo vas a conseguir pegar a la bola para alcanzar un mayor número de greenes en regulación.

Así que no sé si conseguiré un hándicap más bajo o ganar algún torneo en campo largo con hándicap de 1 dígito (ahí está mi próximo sueño y reto), pero lo voy a intentar con todas mis fuerzas.


Le doy las gracias a Alicia (compañera y amiga en la partida) porque siempre es un placer verle pegar a la bola. Ella me envidia el juego corto y yo a ella, esa potencia que eleva la bola como si fuese una profesional y en el campo largo, la distancia que hace con todos los golpes. Entre las dos haríamos una golfista completa ;)

No hay comentarios :

Publicar un comentario