02 octubre 2015

Mejoremos el golf en 66 días.


De los artículos de psicología en El País, encuentro refuerzos mentales para seguir, a pesar del esfuerzo que supone, mejorando cada vez más en el golf.

Se ha demostrado cientificamente que "somos capaces de aprender, entrenar y modificar lo que elijamos y deseemos".  Al menos necesitamos  66 días para cambiar hábitos y no hay límite de edad para conseguirlo.

Los hábitos pueden ser grandes proyectos, estudiar una carrera o aprender un nuevo deporte. Desde hace tiempo estoy embarcada en el proyecto de dominar lo más posible el golf. Despacio y con paso firme avanzo, pero a veces, decaigo y como todo el mundo, me dan ganas de abandonarme y relajar.

Los que queráis podéis comprometeros con los mismos puntos pero cada cuál,  con su propio proyecto para estos 66 días, que a 2 o 3 días a la semana de práctica, tendremos hasta la primavera para lograrlo.

Elijamos un propósito y conviértalo en un proyecto.  Por ejemplo, este año quiero verme el brazo izquierdo estirado en los vídeos cuando impacto a la bola.

Reflexione sobre su meta. Seguramente que saldré de mi zona confortable y algunas veces estaré tentado de volver a lo que sé y no esforzarme. Aumenta mi compromiso si respondo a ¿qué quiero? (respuesta: aumentar la pegada), ¿para qué? (respuesta: para llegar a 1 dígito de hándicap).

Hágale hueco. Entrenar cuanto pueda, sin límite de tiempo, ya que con la edad, los 66 días a veces se quedan cortos.

Resáltelo.  Por ejemplo, ponernos una alarma para recordar cada día el ejercicio. Para los disciplinados, antes o después de desayunar, ejecutar mentalmente repeticiones o ver vídeos donde tengamos grabado el cambio.

Emociónese. Las emociones avivan los recuerdos. Cuando vayamos logrando el objetivo propuesto, salta de alegría, sonríe, ríe y acompaña de emociones.

No escuches a la voz interna que le dice que para que quieres más.  Te escucharás diciendo, ya has llegado más alto de lo que esperabas y nunca podrás comparar tu swing o tu golf con una persona que ha aprendido de niña.

Convertir su nuevo hábito en su filosofía.  Sólo hay que ser disciplinado y tener serenidad. Evitar sentirse culpable si no se logra y volver a la carga mañana. Se trata de incorporar algo bueno para nuestro golf y poder disfrutarlo después durante toda la vida golfística.

No hay comentarios :

Publicar un comentario