14 julio 2009

Clases de Golf con humor (capítulo IV)


Golf M


Cuando aprendes a conducir, se te acumula el trabajo: mirar por los espejos, pisar los pedales, manejar el embrague, etc., cuando te pones delante de una bola de golf, tu cabeza empieza a pensar: cuanto giro, hasta donde subo el palo, no levantes la cabeza, no te tires a la bola, saca los brazos, etc., terminas igual de estresado.

Conclusión: Si bebes no conduzcas y si piensas demasiado no hagas el swing (automatiza el swing).

Recomendación: una tienda/taller en Pozuelo
para diseñar tus propios palos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario