04 mayo 2012

Consejos generales para transportar los palos de golf en avión.

Imágen de Golfbidder.

Victoriade vez en cuando, colabora en el blog, envíándome reseñas de golf muy interesantes que están relacionadas con viajes. Aquí os dejo el texto integro.


Todo golfista tiene su propia y personal lista de campos que quisiera conocer y en los que le gustaría jugar. Cuando esa lista incluye campos en el exterior, y tienes la oportunidad de concretar tu sueño, te enfrentas el hecho de tener que viajar en avión con su bolsa de palos.

Por su tamaño, las bolsas de golf deben ser despachadas en bodega como un equipaje individual y dentro de la franquicia de cada billete, por lo que en la mayoría de los casos conlleva el pago de exceso de equipaje.

Cada compañía aérea tiene su propia política sobre el transporte de material deportivo, por lo que es necesario dedicarle un tiempo especial a este tema antes de reservar tu vuelo y estudiar las diferentes opciones. Debemos conocer con exactitud las condiciones para el transporte (embalaje, peso, costo, seguros, tiempo de embarque, etc.) para evitarnos sorpresas y gastos extra.

Aquí dejo algunos consejos generales si debes viajar en avión con tu bolsa de palos de golf:
  • Lleva tus palos en una bolsa que los proteja realmente, con una superficie acolchada, blanda o dura (consulta a la compañía aérea), que evite daños al equipo.
  • Algunas empresas aéreas piden que firmes un documento en el que desligar la responsabilidad de los daños de tu equipo cundo lo transportas en una bolsa blanda.
  • Las empresa aéreas son muy estrictas sobre qué es equipo deportivo y qué no lo es. No incluyas objetos que no forman parte del equipo dentro de la bolsa: palos, bolas y zapatos.
  • Así como hay ciertas medidas a respetar cuando despachas una maleta, también hay medidas autorizadas para el transporte de bolsas de golf. En general son 190 x 75 x 65 cm (consulta él caso específico de tu compañía aérea), con un peso de hasta 23 kilos.
  • Si vas a jugar en un campo que no conoces, consulta las normas de vestuario para la práctica allí y lleva en tu maleta la ropa adecuada. Asimismo, no está de más consultar un pronóstico del tiempo para empacar un chubasquero o un buen gorro para el sol.
  • Piensa bien antes de cargar tu bolsa de palos. ¿Realmente necesitas llevar "todos" tus palos? Si nunca usas el hierro 6, ¿por qué no lo dejas en casa? Recuerda que también hay un limite de peso.
  • Generalmente el equipo deportivo o voluminoso debe despacharse con más tiempo y te citarán a realizar el check in un poco antes que el resto de los pasajeros, o por un mostrador especial.
  • El equipaje deportivo o voluminoso es lo primero que entra en bodega (de allí la importancia del punto anterior) y también lo último en salir. Prepárate a esperar un poco más en la cinta de equipaje al llegar a destino. Esto es muy importante cuando estás llegando a otro país y debes conectar con un vuelo doméstico luego de pasar por Migraciones y Aduanas. Calcula el tiempo de conexión entre vuelos (o salida con otro medio de transporte) con suficiente margen.
  • Asegura tu equipaje deportivo. Tú bien sabes que has gastado mucho dinero para llegar a tener el equipo que tienes. Protege tu inversión con un buen seguro de viajes contra pérdidas, daños, robos, etc.
  • Un detalle importante sobre todo si vas a volar a aeropuertos de Estados Unidos, o grandes aeropuertos europeos: si has estado jugando dentro de los 7 días previos a volar debes saber que el fertilizante que se usa en los campos de golf pueden dejar una traza en los zapatos de golf y en la bolsa. Esto debes saberlo y hacerlo saber en caso que se detecte el mismo ya que puede confundirse con la traza de sustancias no permitidas para transportar en un avión.
  • Protege las cabezas de los palos con una superficie suave (plástico de burbujas, por ejemplo) para evitar que los sucesivos traslados (y no siempre con buenas maneras) dañen los palos unos con otros.
  • Identifica claramente tu bolsa de palos con tu nombre y teléfono (o nombre del hotel donde te alojarás en destino) y ciérrala con un candado una vez que hayas mostrado su contenido en el mostrador de check in del vuelo.
Además, echa mano de tus experiencias anteriores para saber qué empacar y qué dejar en casa. Recuerda que siempre puedes alquilar un par de palos y así disfrutar una vuelta en ese campo deseado del otro lado del mundo, sin tener que cargar con todo el equipo durante el resto del viaje.


Si os ha gustado lo que ha escrito Vicky, os recomiendo que la sigais en su blog personal, El próximo viaje o en el Diario del viajero, donde ejerce de reportera profesional.

2 comentarios :

  1. Gracias Maricarmen! Espero que estos apunten sean útiles e interesantes para ti y tu audiencia. Un beso !

    ResponderEliminar
  2.  Es algo tedioso la verdad, no soy ningún musculitos y tener que pasearte por esa gran zona con los pasos es una matada la verdad

    ResponderEliminar