14 septiembre 2015

Campo de golf Nuevo Portil (Huelva). Agosto 2015.


Este verano he conocido algunos campos de golf cerca de Islantilla. El Nuevo Portil fue el primero que visité. Lo elegimos por proximidad con Punta Umbría, típico lugar de vacaciones playeras, donde se alojaba mi amiga María Cervera. Ella lo propuso también, fijándose en los 22 euros, precio más que asequible para los socios de Aesgolf.

La casa club está en una planta semisotano del hotel donde se recogen los greenfees. Agradecí la disposición del strokesaver y eché en falta una zona de putting green antes de la salida del hoyo 1. De hecho no vi el campo de prácticas en ningún momento. A decir verdad, tampoco puse mucho empeño en buscarlo porque salimos en las primeras partidas evitando pasar un día de calor.



Ya desde el aperitivo tienes que estar a tope para enfrentarte al hoyo 1, par 5, largo con lago rodeando el green. Te vuelves a reencontrar con la misma situación en el hoyo 11, con la lengua de agua lateral que evita una entrada a green rastrera.  Pero no es un campo donde a los que les asusta el agua vayan a padecer mucho.



A medida que avanzas en el juego, poco a poco te vas dando cuenta que los verdaderos obstáculos son los pinos que marcan el recorrido, algunos metidos en las calles o tapando la entrada al green (el hoyo 3 se quedará para el recuerdo).

Sin embargo, el campo es relativamente corto debido a que la mayoría de los pares 4 no llegan a los 300 metros, curvándose a la izquierda y derecha para hacerlos interesantes.

A los jugadores de Pitch&Putt los pares 3 les resultarán cómodos. Están al ras del suelo y si tiras recto te evitas los bunkers o, como mucho, te quedarás a golpe de chip y putt.


Las calles son lo suficiente amplias para pegar a las bolas con ganas. Los greens de tamaño medio tampoco me parecieron difíciles. En general, es un campo agradable y en el que puedes jugar bastante bien una segunda vez.

También ayuda lo plano que es el recorrido para los que tienen dificultad para caminar.


Pasamos una mañana estupenda y muy agradable. En la partida, tuvimos a un compañero que como nosotras estaba de vacaciones en la zona y ya había jugado previamente en el campo. Nos sirvió de guía y compartió fotos, tanto de la belleza del entorno como de nuestros swings pillándonos infraganti.

No hay comentarios :

Publicar un comentario